Líder es aquel que nunca deja de seguir a alguien

Cuando oímos hablar de liderazgo, generalmente asociamos en nuestra mente palabras que nos den una idea de lo que esto es (o debería ser), como “emprendedor”, “hábil”, “capacidad”, “fuerza”, “motivación”, “visión”, “planeación”, “estrategia”, “dirección”, “energía”, en el mejor de los casos “servicio”, y cualquier cantidad de significados que pudiéramos dar a este concepto que cada vez resulta más innovador y sofisticado dentro de nuestras iglesias.

No tengo el “don” de separar basura

Hay cosas que me han causado molestia a lo largo de mi vida cristiana pero que hoy, debido a una serie de sucesos, detonan en mí una indignación mayor que bien catalogaría de celo santo sin pretender parecer un puritano. Pero esta indignación no la siento por mí pues no he hallado conflictuada mi fe; es por muchos otros miles de incautos que, como comenté en una nota anterior (Vendedores de esperanzas) se han visto atrapados por un “evangelio” diferente.

Vendedores de esperanzas

Ro.12:2

La historia de los primeros cristianos (todo nuestro Nuevo Testamento) está teñida de rojo por la sangre de muchos que por causa de su fe perdieron sus bienes (terrenales), fueron perseguidos, maltratados, encarcelados, azotados, y muchas veces (demasiadas creo yo) asesinados de forma inhumana simplemente por profesar algo diferente a sus detractores.

Distractores

“Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas” Jn.10:41

Más de una vez me he preguntado porqué Dios habla tan poco con nosotros. Oímos una enseñanza pública en una reunión general; llegamos algunas veces a leer la Biblia por un momento; compartimos con otros acerca de Dios; oramos , etc. y aunque ciertamente en cada uno de esos casos o de cualquier otra manera el Señor se hace oír, sigo pensando que hay escasez de comunicación entre Dios y sus hijos.

Todo está bien

Cuando lees la gran hazaña del profeta Elías matando a los falsos profetas de Baal (1Re.18), no puedes menos que asombrarte del poder que operaba por medio suyo, así como de su determinación por honrar al Señor y hacer volver el corazón de un pueblo idólatra a la adoración del único y verdadero Dios. Sin embargo, tras una gran victoria, el capítulo siguiente (19) muestra al hombre en un estado depresivo que se asemeja al que sufren los soldados tras la guerra. ¿Sabías que cada día se suicida un soldado norteamericano que ya no está en activo?

Mucho ruido a nuestro alrededor

Los problemas y preocupaciones nos ocupan gran parte de nuestro tiempo, pareciera que siempre tenemos algo pendiente que hacer y que el tiempo se nos pasa volando;  tantas veces oímos a las personas que nos hablan pero no las escuchamos con la dedicación que deberíamos, siempre de prisa, llegando tarde.

En esas circunstancias es difícil encontrar espacios para una reflexión interior, sin embargo Dios está siempre tratando de hablarnos con voz suave  y llamar nuestra atención en cosas sutiles, pero no estamos atentos, perdiendo así  la oportunidad de su buen consejo.

Páginas