Es muy lamentable la condición del hombre sin Dios. A pesar de que pueda vivir una “buena vida”, su destino eterno es lo que más importa. Pero como vimos la lección anterior, ya sea por ignorancia, orgullo o rechazo, el ser humano va directo a la perdición eterna.

Páginas