Romanos 8:28-32

Como ya hemos visto anteriormente, la glorificación es la esperanza última de los hijos de Dios, y el pasaje de hoy nos ayudará a comprender cómo es que Dios, en su reino de gracia infinita, ha desarrollado una obra perfecta desde antes de la fundación del mundo con el fin de llevarnos a salvo hasta ese momento.